Simón R. Sánchez Segura | Acerca de
15316
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15316,page-acerca-de,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,no_animation_on_touch,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Acerca de

Portrait

Simón R. Sánchez Segura

Mi anhelo más grande es poder trabajar tiempo completo edificando la iglesia que Dios ha puesto a mi cuidado. Pero en tanto que esto no sea posible, quiero usar toda la experiencia y los conocimientos que he adquirido para colaborar en proyectos tecnológicos de pequeños empresarios, iglesias de buena doctrina y organizaciones de bien social.

 

Tengo más de 15 años de laborar para distintas empresas, la mayoría de ellas relacionadas con la tecnología y la informática. Ahora como trabajador independiente estoy buscando alianzas con gente que está luchando por salir adelante en un mercado que favorece a los más fuertes y desanima a los pequeños soñadores.

 

Ya no puedo considerarme un emprendedor. Cada intento que he hecho por levantar una idea o proyecto personal ha sido pisoteado por un entorno que en lugar de facilitarnos las cosas nos las entraba. Hace años que tiré la toalla del emprendedurismo. Pero eso no quiere decir que no pueda apoyar a otros que están intentando levantar su negocio. ¡Todo lo contrario!

 

El hecho de no estar afanado por hacer crecer mi empresa me da la libertad de identificarme con las metas de mis clientes, pasar más tiempo con ellos conversando y tratando de entender cuáles son sus luchas particulares. Eventualmente sus proyectos llegan a ser mis proyectos, y su éxito mi gratificación.

 

Aunque para todo desarrollo es importante el presupuesto, he aprendido que es mejor lograr un buen aliado que simplemente cobrar y olvidarme del asunto. La mayoría de las veces los pequeños empresarios no necesitan una solución tecnológica de miles de dólares para arrancar, y mi trabajo es identificar la ruta más económica y eficiente que les ayude a generar ventas.

 

Al final del día no me estoy volviendo millonario, pero sí puedo decir que tengo más amigos y oportunidades no sólo para seguir haciendo negocios, sino también para dar testimonio de mi fe y hacer ministerio.